lunes, 11 de septiembre de 2017

Un pequeño cambio en mis sandalias

Este verano me compré unas sandalias de flecos que me encantaban, pero me resultaban un poco incómodas.

Las sandalias con cintas largas quedan muy bonitas, pero a mí me estrangulan la pierna, así que procedí a recortar las cintas y ponerles unos pompones.


Por supuesto me gustaban más las sandalias de Mimao, pero no las quería con tacón y tampoco quería gastarme tanto dinero. Al final me las compré en Oysho por 19,90€.


Corté las cintas de forma que sobrara bastante para hacer los pompones y para que no se quedara demasiado corto el cordón.


Compré cuatro terminales plateados del chino. Corte la tira de cuero en nueve trocitos de la misma medida y las uní, atándolas con hilo del mismo color y pegando la terminación con una gotita de pegamento superfuerte.


Una vez atados los cuatro pompones, los metí en los terminales con un poco de pegamento y pasé la cinta de la sandalia por el terminal.


Pegué la cinta para unirla y por último, rematé el final con el mismo hilo para reforzarlo y que quedara mejor terminado.

¡Ahora me las pongo mucho más!


jueves, 7 de septiembre de 2017

¡Photocall de mil colores!

Este verano celebramos el cumpleaños de mi amiga Lola, que cumplía 60 años, y para preparar su photocall pensé en lo que mas le gusta a ella. ¡Los colores! 

Así que puse en marcha este nuevo proyecto, que le gustó tanto que se lo ha llevado a casa para colgarlo.


Y me puse manos a la obra, con la ayuda de mis amigas Salut, Sefa y Merche. 

Materiales

- Cartulinas de colores
- Cuencos y vasos de diferentes tamaños
- Hilo de coser
- Cañas
- Cinta de embalar transparente


Compré tres cartulinas de cada color y con los cuencos fui dibujando círculos hasta rellenar la cartulina.


Recorté todos los círculos y los puse por colores y tamaños, para hacer más fácil el trabajo.


Para medir las tiras de círculos, que debían ser de 2 metros, puse los círculos en tiras en el suelo y así fui repartiendo por colores y tamaños los círculos, para que cada tira fuera diferente. En cada tira había aproximadamente 18 círculos.

Es muy importante dejar tanto arriba como abajo aproximadamente 20 centímetros de hilo, para poder atar las tiras en las cañas.

Recogí las tiras por orden para poder coserlas. Así que directamente fui uniendo los círculos con el pespunte mas ancho que permite la Singer de mi abuelita (que cose de maravilla).


Como el cumpleaños lo celebramos en Cádiz, plegué las tiras y fueron hasta allí plegadas.

Las cañas nos las dio Nicolás y utilizamos 2 cañas de dos metros cada una. Pero como había que llevarlas en el coche, tuvimos que partirlas en dos y después unirlas en Cádiz otra vez.


Siguiente trabajo, atar todas y cada una de las tiras a la caña superior.


Entre Paco y yo atamos las tiras en la caña superior. Para que no se movieran los hilos, fui poniendo en la parte de detrás de la caña cinta de embalar transparente, para que se quedaran fijadas. Hay que tener mucho cuidado al colocarlas porque tienden a enrollarse entre ellas y desenredarlas es costoso.


El paso siguiente fue colgar la caña de las vigas de la terraza con cuerdas.

Y el último paso fue subir las cuerdas y atar las tiras a la caña de bajo. Por supuesto, también las fijé con cinta de embalar transparente.

Total: 40 tiras por 18 círculos = 720 círculos (más o menos)





miércoles, 9 de agosto de 2017

Que bonito es regalar

Me encanta hacer regalos y también empaquetarlos de forma diferente. El último se me ocurrió porque vi algo parecido en Internet, como no. Y me pareció una forma original para regalar unos pendientes.


Le regalé unos pendientes de plata a mi amiga y cuñada Inma, para su 50 cumpleaños. Y quería algo especial.


Los materiales utilizados: el regalo, botes de cristal, corcho, arandelas y un clip, tela de rafia y piedrecitas de la playa.


Primero desmonté el bote elegido. Y recorté la tela de rafia redonda para ponerla sobre la tapa.


Lo más difícil fue recortar el corcho a la medida de la tapa. Investigando en varios blogs, vi que la forma más fácil de recortarlo es hirviendo el corcho y luego recortarlo con el cuter. No me quedó muy fino, pero encajaba en el hueco de la tapa.

Después corté el clip con unas tenazas por cada lado, para poder engarzar las arandelas. Y las clavé en el corcho.


Por último metí las piedrecitas de playa en el bote y engarcé los pendientes en las arandelas. 

Solo hay que cerrar el bote con cuidado, y ya está.

Aunque no hay foto, para meter el bote hice una bolsita de tela de rafia y la cerré con cintas de colores.

Espero que le gustara.



jueves, 20 de julio de 2017

Sombrerero de un palet

¡Por fin tengo mi sombrerero!

Me encantan los sombreros, casi los colecciono, pero no tengo mucho sitio para guardarlos. Como tengo de invierno y de verano, no me caben todos colgados en el perchero que tengo en la entrada.

Al final, idee el sombrerero ideal para mi pequeña casa. Hecho con un palet que me consiguió mi amigo Paco Canet, y que tiene mucha historia a sus espaldas.

No es un palet nuevo, quería reciclar de verdad un palet y que tuviera una vida más agradable que la anterior. 


El palet estaba pintado de rojo y había que desmontarlo para el propósito que yo tenía. Por supuesto, aunque lo hubiera hacer yo, me hubiera costado bastante más que si lo hacía Fran. Así que le expliqué con dos imágenes, que es lo que quería.


Expectativa

La realidad de Fran fue esta, claro...


Realidad   ;)

Lo siguiente fue quitar lijar la madera lo máximo posible.



Después quitar la parte de bajo, bastante bien clavada, claro.



Una vez lijado y desparasitado ;) procedí a lijarlo con una lijadora más fina y rellenar los agujeros con cera de relleno maleable. La que tenía era de un color muy oscuro, pero como el palet lo iba a pintar de blanco, me daba igual.



Así quedaron tras la puesta a punto. Aunque en un principio solo pensaba utilizar uno, hice el trabajo en los dos, por si acaso.

Así quedaron tras el lijado, masillado y limpieza.


La verdad es, que en este punto, ya habíamos hecho lo más costoso.

Tras preparar la Chalk Paint casera, me dedique a la tarea más agradable, pintar el palet.


Como el palet conservaba mucho color, pinté varias capas.


Cada capa que pintaba, cuando se secaba, le pasaba una lija muy fina.

Una vez lijado y fino, con un spray de laca al agua, lo barnicé para que la pintura quedara más fina todavía y no manchara.




Después compre los cáncamos para poder colgar el sombrerero en la pared y saqué los percheros que compré en el chino. Lo bueno de estos percheros es que los puedo poner y quitar según necesite. 


Una vez colgado en la pared, gracias a Fran, la verdad es que me encantó el resultado. 


¡Ya tengo donde colgar los sombreros de la temporada!


domingo, 16 de julio de 2017

Pulsera de una sandalia

¡Es cierto! Mi última pulsera ha nacido de reciclar unas sandalias que ya no me ponía. Tengo una manía y es que antes de tirar cualquier cosa, busco que otras utilidades pueden tener. Y de ahí ha nacido esta nueva pulsera.


Explicaré los pasos, sin olvidar enseñaros las sandalia, claro. La verdad es que ha sido muy sencillo, solo tenía que buscar los materiales adecuados y de las mismas medidas. Por suerte, en los chinos y las casa de manualidades encuentras de todo.

Aquí tenéis las sandalias, que en su momento llevé hasta el aburrimiento, pero ya tenían 9 años.


El reciclaje ha sido sencillo, recortar las tiras de cuero y buscar un enganche para poder poner una cadena.


Haciendo presión, el enganche dentado se coge al cuero sin ningún problema. Lo siguiente es tan sencillo como en cualquier otra pulsera, unir la cadena y el mosquetón para cerrar la pulsera.


¡Ya tengo otra para la colección!


miércoles, 12 de julio de 2017

Los tres salmorejos de este verano

Es un plato asociado al verano y al calorcito, pero en casa lo tomamos durante casi todo el año. Es sencillo de hacer y está buenísimo. Y el verano pasado tuve el placer de probar dos variantes más del Salmorejo tradicional. El Salmorejo de Mango (de mano de mi amiga Alicia) y el Salmorejo de Remolacha (de mano de mis amigos Paco y Salu).



Salmorejo tradicional


Ingredientes:

Kilo y medio de tomate pera maduro
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite
Vinagre
1 Pan Mollete Antequerano
1 huevo duro
2 cortadas de Jamón Serrano

Ingredientes

Primero pelaremos los tomates y los trocearemos. Los pondremos en el recipiente de la MyCook o en un vaso de batidora, añadiremos el ajo troceado al que previamente le habremos quitado el corazón. Añadiremos una cucharada de café de sal Maldon, el aceite y por último el vinagre.


Trituramos a media velocidad durante 4 minutos. Por último, añadimos el pan troceado, triturando durante dos minutos más a máxima velocidad.




Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo.

Recordad que esta receta se puede hacer también con una batidora de vaso o con una batidora de mano.


Salmorejo de Mango

 

Ingredientes:


Kilo y medio de tomate pera maduro
1 mango maduro
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite 
Vinagre de Módena
1/2 Pan Mollete Antequerano



Copiaremos exactamente la receta del salmorejo tradicional, pero le añadiremos el mango pelado y troceado. En este caso, pondremos menos cantidad de pan, ya el mango ya le da bastante cuerpo a la receta.



Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo.

Recordad que esta receta se puede hacer también con una batidora de vaso o con una batidora de mano.


Salmorejo de Remolacha


Ingredientes:


Kilo y medio de tomate pera maduro
1 remolacha madura
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite
Vinagre
1 Pan Mollete Antequerano

Ingredientes
Copiaremos exactamente la receta del salmorejo tradicional, pero le añadiremos una remolacha cocida cortada en trozos y por último el pan. 



Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo. 

Tan sencillos de hacer, que no da pereza.

¡Qué disfrutéis de un verano refrescante!




domingo, 18 de junio de 2017

Coca de trampó mallorquina facilísima

Esta receta me la enseñó mi hermana Paloma y mi cuñado Nacho, que vivió muchos años en Mallorca.

Es tan sencilla y está tan buena (y sanísima) que la hago muy a menudo. 

www.tengomasdecuarenta-yque.blogspot.com.es

Ingredientes

- Masa de hojaldre
- 3 pimientos verdes italianos
- 1 pimiento rojo (esta vez preferí no ponerlo)
- 2 cebollitas tiernas
- 5 tomates 
- Aceite, sal y pimienta


Lavamos las verduras y las cortamos a cubitos o cuadraditos las verduras. Muchas veces no pongo el pimiento rojo para que resulte más suave. Pero lo correcto sería ponerlo. Salpimentamos al gusto y dejamos macerar con un chorro de aceite.


Extendemos la masa de hojaldre y la ponemos en la placa de horno sobre un papel parafinado. Hacemos el borde a la masa y pinchamos la base con un tenedor.

Metemos al horno a 180º hasta que empiece a subir la masa un poco.


Sacamos del horno la masa y agregamos la verdura sobre la masa, repartiendola por toda la base. Aunque parezca que hemos hecho mucha cantidad, cuando la verdura se cocine encogerá, por lo tanto, deberemos ser generosos con la verdura.


Volvemos a meter al horno hasta que se cocine la verdura.


Y ya está. ¡Así de sencillo!