jueves, 20 de julio de 2017

Sombrerero de un palet

¡Por fin tengo mi sombrerero!

Me encantan los sombreros, casi los colecciono, pero no tengo mucho sitio para guardarlos. Como tengo de invierno y de verano, no me caben todos colgados en el perchero que tengo en la entrada.

Al final, idee el sombrerero ideal para mi pequeña casa. Hecho con un palet que me consiguió mi amigo Paco Canet, y que tiene mucha historia a sus espaldas.

No es un palet nuevo, quería reciclar de verdad un palet y que tuviera una vida más agradable que la anterior. 


El palet estaba pintado de rojo y había que desmontarlo para el propósito que yo tenía. Por supuesto, aunque lo hubiera hacer yo, me hubiera costado bastante más que si lo hacía Fran. Así que le expliqué con dos imágenes, que es lo que quería.


Expectativa

La realidad de Fran fue esta, claro...


Realidad   ;)

Lo siguiente fue quitar lijar la madera lo máximo posible.



Después quitar la parte de bajo, bastante bien clavada, claro.



Una vez lijado y desparasitado ;) procedí a lijarlo con una lijadora más fina y rellenar los agujeros con cera de relleno maleable. La que tenía era de un color muy oscuro, pero como el palet lo iba a pintar de blanco, me daba igual.



Así quedaron tras la puesta a punto. Aunque en un principio solo pensaba utilizar uno, hice el trabajo en los dos, por si acaso.

Así quedaron tras el lijado, masillado y limpieza.


La verdad es, que en este punto, ya habíamos hecho lo más costoso.

Tras preparar la Chalk Paint casera, me dedique a la tarea más agradable, pintar el palet.


Como el palet conservaba mucho color, pinté varias capas.


Cada capa que pintaba, cuando se secaba, le pasaba una lija muy fina.

Una vez lijado y fino, con un spray de laca al agua, lo barnicé para que la pintura quedara más fina todavía y no manchara.




Después compre los cáncamos para poder colgar el sombrerero en la pared y saqué los percheros que compré en el chino. Lo bueno de estos percheros es que los puedo poner y quitar según necesite. 


Una vez colgado en la pared, gracias a Fran, la verdad es que me encantó el resultado. 


¡Ya tengo donde colgar los sombreros de la temporada!


domingo, 16 de julio de 2017

Pulsera de una sandalia

¡Es cierto! Mi última pulsera ha nacido de reciclar unas sandalias que ya no me ponía. Tengo una manía y es que antes de tirar cualquier cosa, busco que otras utilidades pueden tener. Y de ahí ha nacido esta nueva pulsera.


Explicaré los pasos, sin olvidar enseñaros las sandalia, claro. La verdad es que ha sido muy sencillo, solo tenía que buscar los materiales adecuados y de las mismas medidas. Por suerte, en los chinos y las casa de manualidades encuentras de todo.

Aquí tenéis las sandalias, que en su momento llevé hasta el aburrimiento, pero ya tenían 9 años.


El reciclaje ha sido sencillo, recortar las tiras de cuero y buscar un enganche para poder poner una cadena.


Haciendo presión, el enganche dentado se coge al cuero sin ningún problema. Lo siguiente es tan sencillo como en cualquier otra pulsera, unir la cadena y el mosquetón para cerrar la pulsera.


¡Ya tengo otra para la colección!


miércoles, 12 de julio de 2017

Los tres salmorejos de este verano

Es un plato asociado al verano y al calorcito, pero en casa lo tomamos durante casi todo el año. Es sencillo de hacer y está buenísimo. Y el verano pasado tuve el placer de probar dos variantes más del Salmorejo tradicional. El Salmorejo de Mango (de mano de mi amiga Alicia) y el Salmorejo de Remolacha (de mano de mis amigos Paco y Salu).



Salmorejo tradicional


Ingredientes:

Kilo y medio de tomate pera maduro
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite
Vinagre
1 Pan Mollete Antequerano
1 huevo duro
2 cortadas de Jamón Serrano

Ingredientes

Primero pelaremos los tomates y los trocearemos. Los pondremos en el recipiente de la MyCook o en un vaso de batidora, añadiremos el ajo troceado al que previamente le habremos quitado el corazón. Añadiremos una cucharada de café de sal Maldon, el aceite y por último el vinagre.


Trituramos a media velocidad durante 4 minutos. Por último, añadimos el pan troceado, triturando durante dos minutos más a máxima velocidad.




Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo.

Recordad que esta receta se puede hacer también con una batidora de vaso o con una batidora de mano.


Salmorejo de Mango

 

Ingredientes:


Kilo y medio de tomate pera maduro
1 mango maduro
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite 
Vinagre de Módena
1/2 Pan Mollete Antequerano



Copiaremos exactamente la receta del salmorejo tradicional, pero le añadiremos el mango pelado y troceado. En este caso, pondremos menos cantidad de pan, ya el mango ya le da bastante cuerpo a la receta.



Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo.

Recordad que esta receta se puede hacer también con una batidora de vaso o con una batidora de mano.


Salmorejo de Remolacha


Ingredientes:


Kilo y medio de tomate pera maduro
1 remolacha madura
1 ajo
1 cucharadita de café de sal Maldon
Aceite
Vinagre
1 Pan Mollete Antequerano

Ingredientes
Copiaremos exactamente la receta del salmorejo tradicional, pero le añadiremos una remolacha cocida cortada en trozos y por último el pan. 



Para que quede bien suave, trituraremos durante 10 segundos con el turbo. 

Tan sencillos de hacer, que no da pereza.

¡Qué disfrutéis de un verano refrescante!




domingo, 18 de junio de 2017

Coca de trampó mallorquina facilísima

Esta receta me la enseñó mi hermana Paloma y mi cuñado Nacho, que vivió muchos años en Mallorca.

Es tan sencilla y está tan buena (y sanísima) que la hago muy a menudo. 

www.tengomasdecuarenta-yque.blogspot.com.es

Ingredientes

- Masa de hojaldre
- 3 pimientos verdes italianos
- 1 pimiento rojo (esta vez preferí no ponerlo)
- 2 cebollitas tiernas
- 5 tomates 
- Aceite, sal y pimienta


Lavamos las verduras y las cortamos a cubitos o cuadraditos las verduras. Muchas veces no pongo el pimiento rojo para que resulte más suave. Pero lo correcto sería ponerlo. Salpimentamos al gusto y dejamos macerar con un chorro de aceite.


Extendemos la masa de hojaldre y la ponemos en la placa de horno sobre un papel parafinado. Hacemos el borde a la masa y pinchamos la base con un tenedor.

Metemos al horno a 180º hasta que empiece a subir la masa un poco.


Sacamos del horno la masa y agregamos la verdura sobre la masa, repartiendola por toda la base. Aunque parezca que hemos hecho mucha cantidad, cuando la verdura se cocine encogerá, por lo tanto, deberemos ser generosos con la verdura.


Volvemos a meter al horno hasta que se cocine la verdura.


Y ya está. ¡Así de sencillo!






miércoles, 17 de mayo de 2017

Farolitos con latas y Chalk Paint

Cuando hice la Chalk paint casera prometí que haría algo con la pintura. Lo primero que hice fue un farolito para iluminar por la noche mi balcón y que lo adorne por el día.



Materiales:

- Latas
- Clavos
- Martillo
- Cable
- Rotulador blanco de pizarra


La primera parte fue fácil, limpiar las latas y quitarles las etiquetas que llevaban. Rellenarlas de agua y meterlas en el congelador en posición vertical durante 24 horas.


Lo siguiente fue pintar el dibujo con un rotulador en la lata y con un clavo, ir haciendo agujeros siguiendo el dibujo. El llenar la lata de hielo es para que la lata no se rompa o deforme al clavar los clavos. También le hice en la parte superior de la lata un agujero a cada lado para poner el cable que hará de asa para colgarlo. Esperar a que el hielo se deshaga y secar bien.


En este punto, todavía no se aprecia bien en dibujo. Pero después de pintarlo con la pintura de pizarra azul...


Aquí ya se ve un poco la espiral. Y para colgarlo, utilicé un cable, al que le hice las forma de asa. Por último, y para que destacara la espiral, con un rotulador de pizarra blanco, dibujé la espiral entre los agujeros.


Y este ha sido el resultado del primer farolito. El siguiente, tendrá una estrella...




domingo, 19 de marzo de 2017

Marco de estrellas con piedras de playa

Cuando nuestros amigos Bea y Jaime nos regalaron una foto de su hija Ainhoa, lo primero que pensé fue en que no podía poner esa foto tan bonita en un marco normal.


Así que pensé en el montoncito de piedras que todavía guardaba de la playa de Altea, y en las estrellas que nos acompañan cuando dormimos plácidamente... y lo uní.

Materiales:

- Estrellas de madera
- Piedras de playa
- Cartulina para hacer plantillas de estrellas
- Pegamento superfuerte con punta fina
- Marco Ribba de Ikea


Como ya tenía el diseño en mi cabeza, empecé con las estrellitas del paspartú. Dibuje en una cartulina estrellas de diferentes tamaños y las recorté para utilizarlas de plantilla. Después las marqué con un lápiz en el paspartú, para poder tener una guía a la hora de pegar las piedras.


A partir de ahí, comencé a elegir piedras rellenando las estrellas como si fuera un puzzle. Y aunque tenía bastantes piedras, no es fácil encontrar las piezas para que encajen. Así que empecé como se empiezan los puzzles, por las esquinas, en este caso, las puntas de las estrellas. Probé a poner el pegamento en cada piedra, pero me di cuenta que era mejor poner el pegamento en el paspartú y después poner la piedrecita encima, con una pinzas.

Una vez ya tenía el paspartú, pegué más piedras sobre una de las estrellas de madera. Esa iba a ser la estrella caída del cielo.


Pegué la foto de Ainhoa durmiendo, como una estrellita más, al paspartú con un poco de celo, para que no se desplazara. Así ya me parecía que quedaba bonito.


Por último, puse en marco boca abajo y lo rellené de las piedras de playa restantes. Y la estrella de madera la puse entre las piedrecitas, como si se hubiera caído del cielo.


Y puse el paspartú con la foto y levanté el marco. Las piedrecitas se asentaron en la caja entre el paspartú y el cristal, simulando una playa de piedras. Me encantó, que os voy a decir. Una foto tan bonita merecía algo especial.


Creo que ha quedado bonito ¿verdad? A nuestro ratoncito le encanta mirarla.



Y ya tenemos a Ainhoa durmiendo en nuestra librería. 



lunes, 27 de febrero de 2017

Atlántico, bocados gallegos en Valencia

Cuando Fran me habló tan entusiasmado de Atlántico pensé que exageraba, pero cuando me contó un poco más, lo entendí.


Atlántico Casa de Petiscos, nombre curioso para los que, por desgracia, todavía no conocemos Galicia. Por tanto lo primero que hice fue buscar la traducción de Petiscos, que significa bocado, un aperitivo, un abreboca. No es el restaurante convencional gallego, es algo más informal.

Después me contó que detrás está la cocina del Chef Pepe Solla, con una estrella Michelín. Y también curioseé en internet para conocer un poco más de él. 

Al final, lo mejor es conocerlo de primera mano, y esta fue la mejor experiencia. El interior está decorado con azulejos blancos y peces pintados en azul, como si fuera una pescadería de mercado, bancos corridos con almohadones con tapizado marinero y sillas de diferentes estilos, que lo hace informal pero bastante acojedor.  



Las mesas son de madera y comes sin mantel, como lo harías en un local de mercado, en cambio las servilletas son paños de cocina de hilo. 



En el caso de Atlántico, una de las mejores bazas es la materia prima, pero la preparación de platos, a los que en Valencia no estamos tan acostumbrados, fue lo que me gustó más.



Empezamos con unas Zamburiñas en salsa agridulce pimentón y algas, deliciosas y con un puntito picante, que me encanta.



Por supuesto, pedimos los Mejillones en curry verde. Muy sabrosos, la buena materia prima es lo que tiene, pero a mí, que el curry es una de las especias que menos me gustan, se me iba la mano para poder comer los mejillones con la mayor cantidad de caldo posible. Mojé hasta el pan.



Croquetas de centollo, muy sabrosas y Tartar de vaca gallega, buena carne y buen punto de picante (por supuesto nos preguntaron como nos gustaba).



Para rematar, pedimos Costilla de cerdo cocinada 16 horas a baja temperatura se deshacía en la boca. Sabrosa y tierna.



Y por último, de postre me pedí el Tiramisú pero con productos gallegos. La verdad es que me lo comí en un suspiro.

Es de las pocas veces que hemos probado la cocina de un chef con estrella Michelín, muy buena y los precios me han parecido razonables. Por supuesto volveremos.

Aunque muchas personas no se fijan, otra de las cosas que nos gusto fue la música. Le comentaron a Fran que el propio Pepe Solla elige la música que le gusta para sus locales. Si es así, le alabo el gusto, porque tiene el mismo que nosotros. ;)

¡Ah, que no se me olvide! Mi más sincera enhorabuena por el trato recibido del personal de sala. Pendientes, pero sin agobiar y con una amabilidad exquisita. 


Atlántico Casa de Petiscos

Plaza Porta de la Mar, 4, Valencia
Teléfono: 607 566 931